Close

¿Cómo será el mundo dentro de cien años?

Los niños de la Escuela Checa Madrid respondieron a esa pregunta con ocasión de la celebración del centenario de la República. La extraordinaria fiesta, con una botella llena de recados enterrada debajo de un olivo, se celebró en la Embajada de la República Checa en Madrid.

La fiesta de los 100 años de la República no se celebró solamente dentro de los límites de las fronteras checas. Nosotros, los checos que vivimos fuera de nuestro país, declaramos orgullosamente la nacionalidad checa y celebramos ese significativo aniversario también. En la Escuela Checa comenzamos con los preparativos una semana antes. En las clases empezó a reinar un ambiente de recuerdos de nuestros orígenes. Se cantó el himno, algunas otras canciones y se colorearon nuestras banderas. Además, los alumnos tuvieron que dibujar o escribir su opinión sobre el mundo dentro de otros cien años. Los mensajes al futuro se ataron con una cinta con los colores de nuestra bandera y se depositaron en una botella de vidrio con el logo de la Escuela Checa Madrid para que las personas dentro de cien años sepan quien escribió esas cartas. El sábado siguiente, el 27 de octubre, empezó por la tarde la celebración del aniversario de la República en la residencia del embajador. Al comenzar el evento sonó el himno y después los alumnos de la Escuela Checa Madrid cantaron la canción „Yo soy músico“ acompañados del cembalo. Otro motivo importante de la celebración fue la plantación del árbol de la libertad, un olivo, debajo del cual nuestros niños introdujeron y enterraron con mucho orgullo la botella llena de recados al futuro. Después preparamos un programa para niños con actividades como el reconocimiento de árboles y la fabricación de chapas. Damos las gracias a la organización Ampa del colegio JARAMA por prestarnos la máquina de chapas para que los niños pudieran ponérselas y tener un recuerdo de ese día tan bonito. No solamente para la diversión de los niños, sino para todo el mundo preparamos un fotocol de la época de la Primera República donde cada visitante pudo hacerse una foto temática. A pesar del tiempo lluvioso todos disfrutamos mucho de la celebración y salimos de la residencia sonrientes. Finalmente, queremos agradecer a Su Excelencia el Señor embajador Jančárek el habernos invitado.

En nombre del equipo Nikola Machalová.